El disco de Jecklin modernizado

Este invento del ingeniero suizo Jürg Jecklin crea “sensación de estar ahí” sin llenar de micrófonos ni un largo proceso de post-producción.

La técnica, tras quedar en el olvido, ha resurgido por lo bien que funciona en computadores, tablets y smartphones con procesamiento espacial tipo Dolby Atmos.

Probamos varias formas, combinando materiales como fibra de carbono, poliuretano, aluminio perforado, espumas acústicas de celdas cerradas, abiertas y reforzadas.
 
Nuestra investigación mostró que.
  • el realismo es máximo cuando las fuentes se ubican dentro de un campo horizontal de 81 grados,
  • se pueden variar la direccionalidad cuando las condiciones acústicas no son muy favorables,
  • agregar ranuras verticales realza la percepción de profundidad,
  • no es necesario que el "disco" sea redondo.



Logramos un resultado óptimo con una barrera de materiales combinados y micrófonos omnidireccionales a 30cm.

Curiosamente, los 30cm coinciden con una técnica llamada NOS (Nederlandse Omroep Stichting), entonces al variar direccionalidad usando el "paquete de Straus" o Soundfield acercándonos a NOS tendremos también una captura probada con medio siglo de tradición para un campo de 81 grados.

Resumiendo: si hay acústica favorable podemos aprovechar al máximo la funcionalidad de barrera de Jecklin y ubicarnos para tener un campo de 80 grados para crear una captura 3D estéreo, mientras que si la acústica no es tan favorable graduamos hacia NOS, donde perdemos algo de espacialidad a cambio de sonido más directo, todo esto desde un mismo grupo de micrófonos en un solo pedesta.

¿Qué hacemos si debemos poner el pedestal más cerca por restricciones de espacio? En ese caso podríamos angular los micrófonos más afuera, acercarlos a la barrera y usar shuffling, la técnica de Gerzon. Pero eso es como para otro post :-)

para orquestas, ensambles / coros y solistas de música acústica